Después del revuelo montado con la biotina y el champú de caballo como gran remedio para dar volumen y evitar la caída capilar —montado dicho sea de paso por una celebrity y el efecto llamada provocado en el mundo fan— y demostrado que, cuando menos, es inocuo y por lo tanto allá cada cual con sus pelos y su cuidado, los laboratorios cosméticos vuelven a la carga.

El turno, ahora, para la arginina, un aminoácido esencial que se utiliza para fabricar las proteínas. El ser humano no la produce y, por lo tanto, debe de ser incorporada al organismo a través del exterior (dieta), ya que tiene una función básica en las glándulas endocrinas. La L-arginina se encuentra en la carne roja, la de las aves, en los productos lácteos y se puede hacer también en el laboratorio.

Se sabe que estimula la función inmunológica, al hacer aumentar el número de leucocitos, y que juega un papel clave para estimular la hormona del crecimiento, reducir los niveles de grasa corporal y ayudar a los músculos tras realizar un gran esfuerzo ya que, entre otros asuntos, elimina amoníaco de los tejidos y los convierte en urea. Toda una serie de funciones que bien le valen el calificativo de esencial. 

Los deportistas lo saben bien. Aumentar el riego sanguíneo resulta muy importante cuando sometemos al cuerpo a un ejercicio intenso. Los músculos reciben más oxígeno, lo que se traduce inmediatamente en una mayor energía (se obtiene tras la combustión de oxígeno y de grasa). Y a mayor energía, mayor fuerza y resistencia a la hora de afrontar ese esfuerzo extra.

¿Y el pelo? Bien gracias… en unos días me lo corto. Además de los efectos comentados, como una de sus funciones tiene que ver con la circulación en sangre (potencia los efectos vasodilatadores), puede resultar beneficiosa para problemas coronarios, para los dolores en las piernas, el riñón y ¡cómo no! también para el cabello y… para la disfunción eréctil.

Sí, lo han leído bien, interviene en la primera fase de la respuesta erectiva de los varones. A través de la acción de la encima óxido sintetasa, actúa dilatando los cuerpos cavernosos del pene. Y a mayor acción de la arginina… pues ya saben, que se ponen los pelos de punta más tiempo.

Asimismo, esta probado que actúa sobre la hormona del crecimiento, o lo que es lo mismo, puede estar relacionada con el proceso de envejecimiento de las células. Este es uno de los motivos que han relacionado a este aminoácido con la industria cosmética: por su capacidad de regenerar el colágeno y algunas células musculares.

Todo un cúmulo de propiedades que recomiendan su ingesta o su uso tópico para mantener la maquinaria a punto y, aunque no está probada la relación entre su carencia y la caída del pelo, seguro que dará al cabello una mayor alegría y no le restará fortaleza.

Anuncios