bacteria 

El arte de disfrazarse para pasar desapercibidos no solo es una cualidad de los camaleones y de émulos de Mortadelo. La simulación está presente en la naturaleza y la practican numerosas especies. Lo que no se había comprobado hasta ahora es que también es patrimonio de las bacterias.

Y con ellas las cosas se complican, ya que al disfrazarse de virus lo que consiguen es burlar el sistema inmunitario. Así evitan que este las extermine y se alojan cómodamente en las células para perseverar en sus criminales intenciones. El descubrimiento es muy relevante, sobre todo si tenemos en cuenta que el bacilo de Koch, causante de la tuberculosis, es una de las bacterias que podrían utilizar esta táctica.

El asunto es que al hacerse pasar por un virus, el sistema inmune, engañado, comienza a trabajar utilizando otro tipo de armas para eliminar la invasión… en este caso liberando una proteína que está específicamente diseñada para combatir virus: la interferón beta, que utiliza la vitamina D para prevenir y erradicar el ataque. 

Los investigadores examinaron los patrones de funcionamiento ante las invasiones de virus y bacterias, en concreto de la lepra y la tuberculosis, y detectaron que el interferón-gamma se expresó en los pacientes con la forma más leve de la enfermedad y que el interferón-beta se incrementó significativamente en aquellos con la forma progresiva de la lepra más grave. “El estudio plantea la posibilidad de que un incremento o disminución de una de estas dos proteínas de interferón podría cambiar el equilibrio de una enfermedad de leve a más grave”, aseguró uno de los científicos.

El problema se agudiza no solo porque el sistema inmunitario trabaja con elementos indadecuados, sino porque la interferón beta bloquea la acción de la interferón gamma, la proteína que verdaderamente es eficaz contra las bacterias. Es decir, que les deja campo libre para moverse a sus anchas en nuestro organismo.

Los investigadores sospechan que esta añagaza de las bacterias puede ser la explicación del porqué la gripe puede convertirse en neumonía.

Anuncios