Annex - Marx Brothers (Duck Soup)_01

Cuando un actor o actriz se refiere a sus sufridos comienzos antes de alcanzar el estrellato, nos encontramos con patrones casi unánimes de comportamiento que no presagian el glorioso destino que muchos de ellos alcanzan con posterioridad.

Entra dentro de lo posible que aquel camarero que os servía solícito en la terraza del bar fuera Antonio Banderas, o aquel mimo que os saludaba por las calles de tu ciudad ocultara el rostro de Robin Williams, o el albañil que os hizo la obra del baño fuera el mismísimo Sean Connery, ayudado en las labores de pintura por Harrison Ford.

Sin embargo, ha habido actores y actrices, hoy muchos de ellos olvidados, que han tenido un cerebro que nos ha servido de forma anónima para progresar en muchos campos de investigación.

El nombre que suele figurar en primer lugar entre los actores-inventores es el de Hedy Lamarr, una de las actrices más bellas que ha tenido la pantalla y a la que aun se recuerda como la perversa Dalila en Sansón y Dalila. Pues bien, esta señora desarrolló un sistema de comunicaciones por radio durante la Segunda Guerra Mundial que impedía ser detectado por los espías enemigos y que fue utilizado por el Ejército americano, al igual que su  control remoto de torpedos. Sus inventos fueron la base de la telefonía móvil celular 3G y prácticamente de todos los sistemas de comunicación digital inalámbrica actuales, como el wifi, el wlan o el BlueTooth. Aunque tardíamente, fue premiada por ellos en 1997. En su honor se estableció el Día del Inventor el 9 de noviembre, su fecha de nacimiento.

Claro que aun tuvo tiempo de inventar en otros campos más afines a su condición femenina, como fue una técnica de alisamiento del cutis. Pero ahí ya no estaba sola. La actriz Julie Newmar  (De 7 Novias para 7 Hermanos o la Catwoman de la serie Batman) tuvo tiempo para diseñar los panties. Más práctica para las amas de casa fue Jamie Lee Curtis, quien aparte de escribir cuentos infantiles inventó unos revolucionarios pañales para bebés.

El invento que patentó Marlon Brando resulta bastante molesto si lo pone en práctica algún vecino del edificio, pues se trata de un dispositivo para tensar los bongos.

Michael Jackson patentó en 1993 unos zapatos que permitían crear una Ilusión antigravitatoria en sus bailes.

El menos conocido de los Hermanos Marx, Zeppo, patentó un sistema de anclaje para objetos pesados que tuvo el triste honor de ser utilizado para sostener las bombas que destruyeron Hiroshima y Nagasaki en 1945. Igualmente, fue el inventor de un reloj de pulsera capaz de medir el pulso y que avisaba de las posibles alteraciones en los afectados por problemas cardiacos.

Es posible que a estas personas se las recuerde por sus papeles en sus numerosas películas, sin embargo debemos tener en cuenta que es muy probable que muchas de las cosas que hacemos hoy en día o que disfrutamos, como el uso de un teléfono móvil, sea la obra de una estrella de cine… Ahí queda eso …

 Jesús Pintor, catedrático de Bioquímica

 

Anuncios