top model

Desde mi toalla, distrayéndome en la contemplación de los bañistas que acuden contoneándose a la llamada del mar, me hago eco del último avance de aquellos investigadores españoles que, a pesar de la que está cayendo, no se han largado con sus ensayos al extranjero y continúan dando “que hablar“ desde el sector público. En esta ocasión la estrella es la Universidad de Sevilla, donde el grupo Optimización y Producción Farmacéutica ha patentado un método que, utilizando como principal ingrediente la L-carnitina, puede acabar con uno de los enemigos del desnudo femenino, me refiero a las estrías.

Estas cicatrices pueden afectar a ambos sexos pero se ceban especialmente en el cuerpo de algunas mujeres durante pubertad y embarazo y se localizan en mamas, abdomen, cadera y glúteos, fundamentalmente, pudiendo presentar diversas tonalidades que van desde el blanco al violáceo, dependiendo de la cantidad de riego sanguíneo circulante. Hasta ahora, esta dolencia de belleza no tenía solución plena y todavía no existe ningún preparado que contenga L-carnitina para su tratamiento. Salvo aquellas de origen endocrino, este problema estético se produce por un desgarro de la dermis al romperse las fibras de colágeno por falta de elasticidad ante diversas variaciones del volumen de los tejidos subyacentes.

La piel se daña fácilmente ante cualquier trauma (roces, golpes, distensiones…) y se ve obligada a tensarse y restringirse con diligencia a fin de adecuarse a crecimientos corporales en el embarazo o durante la adolescencia. Sin ser constitutivas en sí mismas de un riesgo grave para la salud, estas atrofias cutáneas que se transparentan por la epidermis pueden ocasionar un impacto psicológico que, afectando la autoestima, dañe nuestro ánimo, como advierte una de las autoras. El descubrimiento de este avance ha sido posible como consecuencia del hallazgo, de manos de este equipo de profesionales de la US, del uso de la L-carnitina en pacientes hipertensos que desarrollaban fibrosis cardíaca y renal. La fibrosis supone el desarrollo en exceso de tejido conectivo que interrumpe la arquitectura normal del riñón, causando fallo renal crónico.

La catedrática del departamento de Farmacia y Tecnología Farmacéutica, María Rosa Jiménez-Castellanos, señala que el invento “relaciona la actividad antifibrótica de la L-carnitina con el hecho de que las fibras estructurales y elásticas no son sólo importantes en órganos tales como pulmones y vasos sanguíneos grandes, sino también en el mantenimiento de la estructura y elasticidad de la piel durante toda nuestra vida”.

La L-carnitina es un nutriente descubierto a principios del siglo XX, componente esencial del extracto de carne al que debe su nombre y que se sintetiza naturalmente por el organismo. Sin entrar en la controversia sobre si su poder como quemagrasas es efectivo, sí se puede afirmar que no existe restricción para su consumo, ya que es una sustancia natural, que forma parte de la leche humana y se encuentra también en muchos alimentos, según reconoce la investigadora.

Es la primera vez que se establecen las bases científicas para desarrollar un producto cosmético que reconstruya la rotura de la trama proteica de la dermis, causante de las estrías, y esta patente protegerá el uso de la L-carnitina, sus sales y derivados para productos cosméticos dermatológicos para el tratamiento de este deterioro de la piel.

La piel es el mayor órgano de nuestro cuerpo, con una extensión de dos metros cuadrados, y primera línea de defensa y de termorregulación, realiza tareas inmunitarias, perceptivas y expresivas. Además identifica uno de nuestros sentidos más difíciles de eludir, el tacto. Así que mas allá de cuestiones estéticas y aunque parezca un tema algo frívolo, encuentro buenas razones para aplaudir el desarrollo de este invento y, qué quieren que les diga, puede que el próximo verano, ustedes o yo, hayamos puesto fin a esta incomoda deformidad y afrontemos el bañador con la piel de nuevo tersa.

Laura Castillo Casi, enfermera y periodista

Anuncios