eve

En cuestiones de sexo, y nos referimos a su aparición y diferenciación de las especies en géneros y no a su práctica, siempre surge el dilema de ¿qué fue antes, el huevo o la gallina? Es decir, nos preguntamos qué apareció antes, si los genes femeninos o bien los masculinos. Porque por mucho que monte tanto, alguno tuvo que aparecer primero, ¿no?

Hasta ahora, las investigaciones científicas aseguraban que, a pesar de la frase bíblica “y Dios creó al hombre”, los primeros genes que aparecieron fueron los de Eva. Así lo databan los estudios, donde se afirmaba que los genes que hicieron posible la evolución de los humanos partieron de ellas y no de ellos y ni más ni menos que 84.000 años antes, según lo atestiguaba el ADN mitocondrial.

Ahora, en cambio, esa teoría ha sido rebatida y los científicos de la Universidad de Stanford (EE UU) concluyen que los sexos modernos aparecieron prácticamente al mismo tiempo, hace unos 143.000 millones de años. 

Para ello ha hecho falta hacer un auténtico viaje en el tiempo. Fue preciso secuenciar los genomas de 69 varones pobladores de diferentes partes del mundo (de África, Asia y América) documentando las miles de mutaciones que han influido al cromosoma Y a lo largo de toda su vida. Los resultados obtenidos por los investigadores resultan concluyentes: los primeros antepasados masculinos proceden de África Oriental, desde donde se expandieron y colonizaron el resto del planeta. Un mapa que permite catalogar rápidamente la variación genética humana de los hombres de la muestra en todo el mundo.

Las estimaciones indican que el hombre llegó hace entre 120.000 y 156.000 años; y entre 99.000 y 148.000 años para la mujer. Los cálculos anteriores hablaban de entre 50.000 y 115.000 años atrás para el ancestro masculino. Esa diferencia de cerca de 8.000 años no es muy significativa en términos evolutivos, por lo que consideran que la aparición de los genes masculinos y femeninos fueron casi contemporáneos.

Por cierto, de lo que nadie duda es que en nuestros orígenes fuimos africanos… o sea que mas bien tostaítos… Más que nada lo recordamos para aquellos que siguen pensando en la supremacía de no sé qué raza sobre las demás.

Anuncios