faces 

Dicen que todos tenemos un doble repartido por el mundo —los más afortunados, compartieron útero con él—. Alguien cuyo rostro se parece al nuestro como dos gotas de agua y del que siempre tenemos referencia gracias a algún amigo o conocido que se ha topado casualmente con él. Y debe de ser así, lo de las gotas de agua —lo del doble preferimos dejarlo en su papel de leyenda urbana—, porque todo el mundo sabe que no existen dos gotas iguales. Ahora bien, lo que seguro que no es tan común es saber que tampoco existen dos caras iguales.

Palabra de científico. Una vez más, hay que acudir a los estudios sobre el ADN, ese carnet de identidad genético que portamos individualmente al nacer y que podemos considerar como algo que realmente nos diferencia del resto. El ADN, entre otros muchos asuntos, actúa a la manera de protector de nuestra singularidad y, así, un estudio ha determinado que existen cientos de potenciadores en él que influyen en los genes que controlan el desarrollo de nuestro rostro. Es decir, que no se trata tanto de genes que producen proteínas sino de los que ejecutan el control de las mismas, algo así como un semáforo. Así, en función de si aumentan o disminuyen (mandan activar o no a otros genes) se van configurando elementos que hacen que dos rostros nunca sean iguales, aunque se trate de gemelos idénticos.

Según se explica en el artículo científico, el significativo número de regiones reguladoras implicadas en el desarrollo de la cara descubiertas hasta el momento, se convierte en una importante fuente que crea esas sutiles, o no tanto, diferencias entre los rostros humanos.

Aunque también se puede leer el artículo al revés, lo que nos daría una explicación a lo de los dobles. Y para ello, estamos una vez más en manos del azar, ya que fruto del mismo —las combinaciones genéticas similares y de estos potenciadores en cualquier individuo— se puede dar el caso —probable matemáticamente— de que podamos encontrar dos rostros parecidos, muy similares aunque entre ambos sujetos no exista ningún tipo de relación de parentesco.

 Enrique Leite

Anuncios