kconnors oro

La crisis económica está posibilitando el desarrollo de un área de negocio ligada a la investigación, la biotecnología y el uso de alternativas al empleo de la química para la limpieza de ambientes contaminados. Las solución se encuentra en la propia naturaleza, donde bacterias y otro tipo de microorganismos pasan por ser el principal aliado, ya que consiguen degradar sustancias tóxicas o nocivas.

Un grupo de investigadores de la Universidad ICESI de Cali (Colombia) ha conseguido identificar seis grupos de bacterias en las plantas de procesamiento de yuca cuya principal característica es que son capaces de degradar el cianuro, una sal tóxica que aparece durante la fermentación del almidón de yuca, según informa la agencia Colombia.in. Los científicos comprobaron que estas bacterias, al cabo de diez días, eran capaces de reducir a cero los niveles de cianuro presentes en las plantas de procesamiento de yuca, ya que lo estaban incorporando a su metabolismo. Localizadas las bacterias, los bioquímicos colombianos estiman que trasladadas a los tanques de agua de las explotaciones auríferas antes de que los residuos se viertan al río, pueden convertirse en una alternativa eficaz, ecológica y más barata para evitar la contaminación por cianuro que conlleva este tipo de minería.

“La idea de la aplicación biotecnológica es poder llevar este tipo de bacterias a sitios donde se hace minería, educar al minero para que haya un paso de descontaminación de sus aguas residuales”, declaró el bioquímico Joel Panay, director del equipo científico. El uso del cianuro para la extracción del oro es una técnica habitual —y la más barata— para la obtención de este precioso metal en menas donde su concentración es baja —algo muy común en la mayoría de las explotaciones existentes en Colombia—. Para ello es preciso disolver el oro en un medio acusoso —hay que hacerlo soluble— y conseguir de este modo separarlo del resto de metales que se encuentran en la mena.

El cianuro es de los pocos reactivos químicos capaz de realizar este proceso. El problema es que una vez finalizado el proceso, los residuos resultantes son altamente contaminantes y, si no se tratan debidamente, acaban contaminado los torrentes y ríos por acumulación de cianuro y otras sustancias, como el mercurio.

Colombia, al igual que otros países de Suramérica, cuenta con importantes minas de oro y también con una creciente actividad extractiva ilegal. Ambas están provocando un gran impacto medioambiental por la contaminación de los caudales. Las emisiones de mercurio y cianuro de la minería de oro artesanal representan una amenaza a la salud y al medio ambiente por su alta toxicidad. Por ejemplo, el análisis del centro Mercury Watch estima que las actividades de la minería informal de oro en Colombia emiten hasta 180 toneladas de mercurio anualmente.

Enrique Leite

Anuncios