limpieza oceano

No siempre las ideas más complicadas resultan las más exitosas. La sencillez, precisamente, es la base de este nuevo invento que además de eliminar de basura el mar, resulta autosuficiente energéticamente y, al mismo tiempo, permite reciclar el material recuperado.

Siguiendo los principios que genéricamente se agrupan en torno al concepto de economía azul (que los residuos generados por una parte de la cadena trófica sirvan como materia prima para otros eslabones de la cadena y, por lo tanto, se evite la acumulación de basura), Boyan Slat, un estudiante de ingeniería holandés de 19 años, afirma que ha encontrado una solución viable en términos ecológicos y económicos para terminar con una de las pesadillas medioambientales que afectan a los océanos: la contaminación por los desechos de plástico. El concepto en que se basa implica el uso de instalaciones de procesamiento encargadas de la recogida del plástico que dejan pasar por ellas de manera libre tanto a los peces como el plancton.

Según su inventor, su aplicación serviría para erradicar —limpiar–  en cinco años 7.000 millones de toneladas de plástico que actualmente campan libremente por los océanos y que suponen un grave problema de contaminación que está cambiando los ecosistemas marinos. La idea se basa en un sistema de barreras flotantes —su forma es similar a la de dos gigantescos brazos— unido a una plataforma móvil sobre el mar. Estas plataformas empujarían los residuos plásticos hacia la base, donde serían recogidos, almacenados y procesados —reciclados—. El material resultante podría ser comercializado posteriormente, aunque los autores de este proyecto no han especificado la cantidad de ingresos que podrían obtenerse por ello.

La plataforma, todavía en forma de prototipo, se denomina The Ocean Cleanup y evita el uso de redes para la retirada de los residuos, lo que permite la libre circulación de peces y plancton por ellas. Según informa en la página web del proyecto, la solución de generar una plataforma móvil propuesta parte del principio de que el plástico que se deposita en el mar está en continuo movimiento  y se pregunta: “¿Por qué pasar a través de los océanos, si los océanos se pueden mover a través de ti?” El objetivo, según sus inventores, es “fijar los procesadores de agua en el fondo del mar, y ahorrar grandes cantidades de dinero, mano de obra y las emisiones” consecuentes de montar obras de infraestructura móvil.

The Ocean Cleanup es un proyecto en el que trabajan más de 50 personas entre ingenieros, expertos y estudiantes, en fase de prototipo, es decir que todavía existen aspectos que se están investigando, y está siendo sometido a una serie de estudios de viabilidad.

Enrique Leite

Anuncios