ultrasound

Esa loca carrera que hemos emprendido los humanos contra la biología para ir mejorando el diseño evolutivo natural sigue dando sus frutos. Uno de los últimos avances subraya que los ultrasonidos ayudan a mejorar la percepción humana. En el fondo se trata de aprovechar o incentivar un mejor rendimiento de nuestras neuronas.

El grupo investigador se propuso analizar los efectos de este tipo de ondas, que por cierto utilizan otro tipo de animales, como los delfines, para orientarse, en el cerebro. Para ello, el experimento consistió en estimular el nervio mediano mediante un electrodo conectado a sus muñecas y aplicar ultrasonidos en la zona de la corteza cerebral encargada de procesar la información sensorial que percibimos a través de las manos.

Los resultados fueron sorprendentes: aquellos sujetos a los que les aplicaron este tipo de ondas eran más eficaces a la hora de distinguir los objetos que tocaban. En opinión de uno de los investigadores, “la forma de onda de ultrasonido en particular utilizada para el estudio altera —mejora— el equilibrio de la inhibición sináptica y la excitación entre neuronas cercanas, dentro de la corteza cerebral”.

Hasta ahora, para estimular el cerebro se utilizaban dos tipos de tecnologías no invasivas: la estimulación magnética transcraneal (básicamente, se basa en el uso de imanes para activar el cerebro) y la estimulación transcraneal de corriente directa (en la que se aplican corrientes eléctricas débiles directamente al cerebro a través de electrodos colocados en la cabeza).

Con este descubrimiento, se abre una nueva era para conseguir mapas más precisos de los circuitos sinápticos interconectados del cerebro humano y sabremos de manera más precisa cómo funciona.

Es decir, seguimos en la brecha para conseguir que nos acerquemos un poco más al calificativo de “súper” y, sobre todo, para encontrar posibles terapias a enfermedades de carácter neurológico.

Enrique Leite

Anuncios