contaminantes emergentes

Ya se ha comentado desde este blog en alguna ocasión que los machos se llevan la peor parte del dibujo de futuro de las especies y que más tarde que temprano acabarán siendo totalmente prescindibles. Y sin necesidad de ahondar en la herida del orgullo de varón, simplemente añadiremos un dato que se viene constatando desde hace tiempo y que pone sobre el tapete de nuevo una nueva investigación: la mano del ser humano puede acelerar este proceso de acabar con los individuos machos de las especies. Y con esto, provocar una alteración de los ecosistemas difícilmente evaluable en estos momentos.

El responsable es la presencia de restos de los denominados contaminantes emergentes en las aguas, como pueden ser los anticonceptivos. Esta agua hormonada (que contiene estrógenos) provoca disfunciones en el sistema endocrino, como la aparición de ovocitos —óvulos no madurados—- en poblaciones de peces macho o que todas las crías que nazcan tengan sexo femenino.

Los resultados de la investigación llevada a cabo por la Universidad del País Vasco subrayan que “la disrupción endocrina es un fenómeno que se ha extendido por nuestros estuarios, lo que significa que, al igual que se ha detectado en otros países, tenemos un problema con los contaminantes” emergentes que están provocando un terrible efecto: desequilibran el correcto funcionamiento hormonal.

Los investigadores vascos no quieren ir más allá, pero apuntan a restos (basura que se incorpora a los caudales por un deficiente tratamiento de depuración) de  plastificadores, pesticidas, píldoras anticonceptivas, fragancias y detergentes como los principales causantes de este proceso de feminización de determinadas especies de peces con cambios en su morfología en aspectos como la presencia de vitelogenina en el hígado de los ejemplares machos (cuando esta proteína solo se expresa en las hembras) o la gran actividad del gen que codifica la aromatasa Cyp19a1b, una proteína que participa en la síntesis de los estrógenos.

Ya ven, una acción tan sencilla como enviar por el desagüe toda nuestra basura puede desencadenar una serie de hechos en cadena de consecuencias imprevisibles. No todo desaparece cuando se elimina de la vista. Como la especie más inteligente del planeta —un suponer— tenemos un plus de responsabilidad mayor para con el resto de los moradores de la Tierra y no podemos convertir, una vez más, nuestro estado del bienestar en un estado de malestar para el resto.

A. Luengo

Anuncios