running

Si no le apasiona la práctica del deporte, sobre todo eso de correr largos trayectos fijándose en el cronómetro, y es de los que forman parte de esa pirámide de edad indefinida, esa donde uno ya no es considerado como joven pero dista mucho aun para entrar a formar parte de las clases pasivas, les damos un argumento para dejar el ejercicio para más adelante, para cuando se jubile, que además tendrá más tiempo libre para correr maratones.

Un sesudo estudio que ha visto la luz asegura que el rendimiento en las pruebas de larga duración decrece a partir de los 25-30 años y que, y ahí va el dato, los resultados obtenidos a los 18 se igualan con los que obtendrá a los 55. O sea, que apenas tiene cinco años para lograr su récord.

No se nos ponga estupendo, que de sobra sabemos que no es un corredor de élite y que sus hazañas están lejos de emular a las de los monstruos de la pista. Así que inmerso en el pelotón de los normales, ha de saber que la relación entre el tiempo invertido en carreras como el maratón —la prueba que más corredores aficionados concita— ofrece una gráfica en forma de U.

Una estadísitca donde los tiempos invertidos en la prueba irán disminuyendo hasta que cumpla los 30 —en torno a un 4% por año que practique deporte—. Luego comienza un rendimiento decreciente —le dirán que es por la edad— de más o menos un 2% por año, para volver a superar sus marcas y ganarle al crono cuando cumpla los 50.

El estudio tomó como referencia los tiempos de más de 45.000 deportistas aficionados —de todas las edades y sexos— que tomaron la salida y cortaron la cinta de llegada en los maratones de Nueva York en las ediciones de 2010 y 2011.

Si tiene más curiosidad, solo hace falta que bucee un rato en la revista Age. A nosotras, que solo con pensar en que nos esperan por delante más de 40 km. de prueba y que tenemos más de 40, ya se nos han quitado las ganas de intentarlo.

No obstante, no se deje llevar por el desánimo y se me apoltrone en el sofá del salón. La práctica del deporte por el mero hecho de hacer ejercicio es más que saludable, es imprescindible si quiere vivir más. Este post, solo iba dedicado a los obsesos de la marca.

Lara de Miguel, limnóloga, y Beatriz Baselga, veterinaria

Anuncios