life

En Ciencia, como en otras disciplinas de la vida, las modas juegan su papel esencial. No quiere decir esto que los investigadores orienten sus trabajos en función de las tendencias que molen más, de eso se ocupa el mercado, que bien marca las líneas de investigación financiables, pero en los medios de comunicación, y la divulgación de los trabajos, sin duda, es un factor subjetivo que hay que tener en cuenta.

Y hablando de los focos de atención, la vida o la posibilidad de encontrarla en otros planetas, es uno de los que parece llamar más la curiosidad de los editores. Así que nos hacemos eco del siguiente trabajo de investigación que seguro exacerba esa faceta curiosa. El bromo forma parte de los elementos en la Naturaleza que resulta vital o esencial para la vida humana.

Y lo hace ocupando el numero 28 de las sustancias que resultan necesarias para que se desarrollen formas de vida: bien porque sin su ingesta en las dosis adecuadas provocan deficiencias funcionales en los organismos, porque no puede completar su ciclo vital, por sus implicaciones en el desarrollo metabólico o porque no hay recambio en la Naturaleza.

Aunque el bromo es un elemento químico que puede resultar peligroso para nosotros en su estado líquido y que puede provocar irritación de ojos y garganta en el gaseoso, resulta fundamental para que haya animales.

La investigación, liderada por el Dr. Billy Husdson y publicada en la revista Cell, determinó que sin bromo las moscas de la fruta no consiguieron vivir, pero que al añadirlo de nuevo a su dieta su ciclo vital continuó sin problemas. Y esto es así porque interviene de manera directa en la fabricación de una enzima llamada peroxidasin, básica para la formación de la estructura celular y, por lo tanto, de la vida.

De hecho, y trasladando el asunto a los humanos, se ha demostrado que existen pacientes, sobre todo los sometidos a procesos de diálisis, donde el suplemento de bromo mejora su salud.

Es como si dijésemos que su presencia es fundamental para el desarrollo de la arquitectura de los tejidos.

En vista de este descubrimiento, ya saben, si es de los aficionados a buscar vida fuera de nuestro planeta, y que esta resulte más o menos similar a la que gozamos nosotros, además de los otros 27 elementos químicos, añada a su lista la presencia de bromo.

 

Camino García Balboa, doctora en Químicas

Anuncios