Fórmula-viagem-perfeita

Normalmente, cuando viajo, me limito a reservar unos pasajes y dejar luego que el azar sea el que marque el destino de las vacaciones. Como mucho, hago acopio de libros de viajes —no confundir con las guías turísticas al uso— con la intención de cotejar mis impresiones con las que en su día tuvieron esos ilustres viajeros —Lord Byron o Gerard Brennan, por ejemplo— de los lugares que tengo intención de conocer.

De regreso a casa, siempre surgen los peros o esos “… si lo llego a saber, qué pena”. Vamos, que nunca acabas con la sensación de haber hecho algo redondo. Así que este año, como desgraciadamente me iré tarde de vacaciones, además de buscar ofertas por la Red me propuse buscar desde otros ángulos y me topé por casualidad con la afirmación de que existe una fórmula que garantiza unas vacaciones completas.

Se trata de las investigaciones realizadas por un psicólogo inglés, David Holmes, que ha formulado sus conclusiones basándose en las teorías de la anticipación y de la memoria positiva. En su desarrollo ha introducido como variables las actividades únicas que piense hacer durante su estancia, las repetidas, los días que va a estar fuera…. Y dos variables fijas.

El consejo del psicólogo es que decida su destino con 120 días de anticipación y que entre la decisión y la partida planifique realizar una actividad nueva cada día. Según el psicólogo, de este modo, y conjugando la satisfacción que provocarán en su mente la memoria positiva y la anticipación, tendrá asegurado el éxito.

Bueno, la fórmula la tienen al comienzo de estas líneas y ya conocen las conclusiones. Aun así, y sin dudar o no de la validez científica de la misma… a mí tanta racionalidad me parece un antagonismo con lo que significa el vocablo vacaciones: relax, aventura e improvisación. Que para estar encorsetado y planificado ya tengo los otros once meses del año.

Enrique Leite

Anuncios