moco

“Te voy a dar un guantazo que te vas a comer hasta los mocos”. De esta manera espetaba un progenitor a su pequeño, que la verdad no dejaba de enredar, en una concurrida terraza de un centro comercial donde acostumbro a refugiarme de los sofocones vespertinos con los que nos ha obsequiado este verano tan raro que hemos tenido en Madrid.

La frase fue suficiente para que comenzara a recordar mi infancia… época en la que no era extraño ver pequeños aficionados a deglutir todo lo que pacientemente extraían de su nariz y alguna imagen —absolutamente habitual— de esos ociosos conductores que amenizan sus detenciones en los semáforos con sesudas sesiones de exploración de su apéndice nasal.

Así que, intrigado, al llegar a casa me puse a buscar entre libros e internet documentación sobre esas secreciones llamadas mocos. La primera información que obtuve es que el moco básicamente es agua. Nueve de cada diez partes es el líquido elemento. De momento, 1 a 0 para la ausencia de peligro con su ingesta.

Pero había que seguir leyendo y el 10% restante está repartido a partes casi iguales por elementos orgánicos y minerales. Dentro del primer grupo, resulta curioso que esos elementos sean fundamentalmente proteínas: mucina, albúmina —de manera especial—, Ig, enzimas y aminoácidos.

Pues nada, nuevo gol a favor de ellos.

Eso por lo que respecta al moco común, digamos. Pero como decían los antiguos galenos, el moco también es la expresión o síntoma de padecer algún tipo de enfermedad. Fundamentalmente si su color es amarillento o el asquerosito moco verde, es reflejo de que estamos sufriendo una invasión bacteriana.

Visto lo visto, y teniendo en cuenta la escasa cultura médica que tenemos, aunque comerse los mocos —más allá de lo estético— no supone estrictamente un problema para la salud, la recomendación es que si tenemos hambre, mejor darle a las galletas.

Pero… si está de expedición en una tierra ignota y no tiene otra forma de procurarse proteínas, no se agobie y húrguese sin grandes temores la nariz.

Enrique Leite

Anuncios