pollution

Del tabaco y sus males, casi mejor ni hablar. Existe demasiada literatura científica para que quien fume lo haga con plena conciencia y sabiendo a qué se expone. Hoy vamos a hablar de otros humos, o mejor dicho de los perjuicios de otros humos: los del tráfico.

Resulta paradójico que haya quien recrimine a sus semejantes por andar con un cigarrillo encendido y a continuación abra la puerta de su vehículo y se vaya con los humos a modo de reguero hacia otra parte.

Pues estos individuos deberían saber que son un elemento muy, pero que muy perjudicial para las mujeres embarazadas que se crucen por el camino. Para ellas, pero sobre todo para sus bebés si están en el segundo trimestre de embarazo. Esos niños tendrán problemas pulmorares.

Estas son las conclusiones de un estudio se realizado en España por el Centro de Investigación en Epidemiología Ambiental (CREAL), en el que participaron en el 1.300 mujeres en etapa de gestación. Fueron monitorizadas a lo largo del embarazo y, posteriormente, lo fueron sus hijos hasta que cumplieron cuatro años, poniendo un especial énfasis en la relación de la función pulmonar y la exposición al tráfico de una gran ciudad durante el embarazo.

Y los peligros, o los riesgos, de tener un peor desarrollo pulmonar aumentan en un 30%. “Los resultados sugieren que la exposición a contaminantes del aire relacionados con el tráfico que actúan durante el periodo prenatal podría afectar adversamente el desarrollo pulmonar”, concluyen los investigadores.

El dato es para pensárlelo y también para sacar conclusiones tanto particulares como a nivel general. La primera es que no solo nos ha de preocupar la calidad de vida de nuestros hijos una vez nacidos y buscar ese espacio abierto para que se desarrollen; esa preocupación debe comenzar desde que una se queda embarazada y hay que pensar que cuidarnos no solo pasa por hacer ejercicio o comer adecuadamente, también hay que mirar el entorno donde se ha de desarrollar el embarazo.

Y a nivel general, parece obvio que aquellos que tanta rapidez se dieron en aprobar normas para que los humos de los fumadores no molesten en los espacios cerrados y que pusieron el cartel rojo de prohibido, han de dar un paso al frente y destinar parte de sus energías a poner coto también al problema de la contaminación de las ciudades.

 

Anuncios