invencion

Cuando nos ponemos en plan ingenioso, decimos eso de que el “hambre agudiza el ingenio”. Vamos, que la necesidad es el motor que nos hace encontrar soluciones a los problemas. Y siendo cierto, como todo, lo es parcialmente. Sobre todo si entendemos el vocablo “necesidad” en clave de carencia o de hambre.

Los teóricos de la evolución y del desarrollo de la inteligencia siempre han colocado un peldaño en la escalera al hecho de poder fabricar herramientas. Es algo que nos diferencia a unos animales de otros y un síntoma de ser más inteligentes. Hasta ahora, estas teorías se expresaban en la hipótesis de que esas capacidades venían determinadas por la necesidad.

Por ejemplo, los momentos de escasez y de procurarse alimentos ricos en proteínas fueron el detonante del uso de palos para escarbar en los hormigueros o el uso de piedras para partir nueces. Teorías como esta se aceptaron como normales y nadie se preocupó en revisarlas… hasta ahora. Un grupo de expertos británicos desafían estas teorías. 

Su estudio se ha realizado con primates, en concreto con chimpancés, orangutanes y capuchinos barbudos, tres especies que habitualmente recurren a estas técnicas en lo tocante a su alimentación. Tras la observación necesaria comprobaron que no necesariamente acudían a esta técnica cuando faltaban las viandas. Más bien, lo hacen por gula o por placer.

En los ambientes donde viven existe una variedad de alimentos y, aun así, prefieren entretenerse con los frutos secos o la miel, para cuya ingesta precisan pertrecharse con las herramientas necesarias para su extracción. Es lo que han venido a llamar “oportunidad ecológica”; unas motivaciones que les resultan rentables, y no solo en tiempos de escasez.

Teniendo en cuenta nuestra proximidad evolutiva con ellos, los investigadores aseguran que puede ser una línea que explique por qué los humanos hemos atesorado tanta cultura tecnológica y que esta ha venido determinada por el ambiente -la influencia del mismo-, que puede resultar ser tan determinante como la genética a la hora de desarrollar la inteligencia.

Quién sabe.

Anuncios