neuronas y democracia

El concepto de democracia, el gobierno de la mayoría, parece que es un concepto humano. Pero si nos damos una vuelta por ahí, por la Naturaleza sin ir más lejos, descubriremos  que es algo connatural. Vamos, que la opinión de los que son más se impone a la del grupo minoritario. Y no estamos hablando precisamente de etología animal, sino de algo que es más intrínseco que los propios comportamientos adquiridos.

Y si no, démonos una vuelta por el funcionamiento de nuestras neuronas, de las nuestras y de las del resto de los animales. Cojamos cualquier sentimiento, por ejemplo el miedo. Ante una amenaza, más o menos, todos activamos un mecanismo que nos pone en alerta. Todo comienza por algo que percibimos en nuestro exterior y que se procesa en el interior de nuestro cerebro.

Es una cuestión de neuronas, de las que están ubicadas en las amígdalas. Pero lo curioso es que cuando percibimos esa amenaza, no todas lo perciben por igual. Se produce una especie de asamblea neuronal donde cada una expresa su sentido; es decir, si debemos sentir miedo o por el contrario debemos seguir tan tranquilos.

Y la votación resulta concluyente: cuando hay más que se decantan hacia un sentido -sea el de miedo o el de que no pasa nada- se produce la activación o la inhibición de estado de alerta general A partir del toque de rebatiña, ya sabemos lo que ocurre.  El estudio ha sido realizado y publicado en la revista Nature Neuroscience, y ¡cómo no!, el experimento ha tenido como protagonistas a nuestros amigos los roedores, estudiando sus comportamientos al inducirles el sentimiento de temor en el momento que recibían una descarga eléctrica.

Ahora bien, lo novedoso es que es la primera vez que se aborda un estudio de estas características estudiando el comportamiento individual de cada una de las neuronas. Así detectaron este funcionamiento democrático de las neuronas, que no siempre reaccionan del mismo modo ante situaciones que podemos calificar como similares y también que existe un grupo definido al que podemos definir de “miedoso”, que pase lo que pase, se activan como un resorte para indicar peligro.

Menos mal que las neuronas creen en las reglas de la mayoría y no se han dejado llevar por esa moda tan al uso de la unanimidad, consenso, o total horizontalidad. De ser así, estaríamos apañados y antes de que se pusieran totalmente de acuerdo, seguro que nos comería el lobo.

Anuncios