horóscopo ciencia

Pasó el solsticio de invierno, que para algunos tiene significados profundos para nuestras vidas. También los amantes de la Astrología se aferran a que la posición de los planetas durante nuestro nacimiento afecta de manera fundamental a nuestro desarrollo y personalidad. ¿Superchería? Pues quién sabe, el caso es que como los científicos también se ocupan de estos asuntos, por aquello de que siempre puede haber alguna base de verdad en este tipo de afirmaciones, salen a la luz estudios curiosos que, cuando menos, alimentan el debate en la comunidad.

Uno de estas investigaciones, publicada en la revista JAMA Neurology, revela que aquellos que vieron la luz en el mes de mayo cuentan con menos vitamina D y niveles excesivamente altos de linfocitos T autorreactivos. Lo que, en román paladino, se traduce en que son más propensos a sufrir esclerosis múltiple (enfermedad que afecta al sistema nervioso).

De momento, es un simple hecho estadístico que puede ser fruto del azar, es decir sin una relación real de causa-consecuencia, pero si se confirmara la relación directa de estas dos variables, nos daría pistas sobre prevención, como un aumento de la ingesta de vitamina D en la fase de gestación que evitara esa deficiencia. Pero no es el único caso estudiado. 

Otra investigación dice que los mamíferos que nacen en invierno -en términos de luz- sufren algún tipo de alteración en sus relojes biológicos que provocan cambios en sus ciclos circadianos. Estos los hacen más propensos a padecer enfermedades mentales como la depresión o trastornos bipolares. En el caso de esta investigación, realizada en roedores, comprobaron alteraciones en la actividad del núcleo supraquiasmático.

Pero hay más peculiaridades marcadas por la estación que elegimos para nacer. Los peques nacidos entre diciembre y mayo desarrollan antes sus habilidades para gatear que los nacidos en verano; y otros estudios más pegados a la estadística nos dicen que los que cumplen años en marzo tienen mayores probabilidades de acabar su vida como dirigentes -políticos o empresariales-, que los de febrero se decantan por profesiones artísticas o que hay mas inspectores de hacienda entre los nacidos en enero que en los de otros meses del año.

De momento, se trata de estudios estadísticos a los que hay que añadir un poco más de ciencia, pero, sin duda, hacen que lo del horóscopo cobre otro tipo de naturaleza.

Anuncios