dormir izquierdo

Hoy nos detendremos en las posturas en la cama… pero para dormir. No sé si se habrán dado cuenta, pero parece que la mayoría de nosotros, cuando acudimos a la llamada de Morfeo, tenemos una tendencia a descansar sobre el lado izquierdo de nuestro cuerpo. Sabido es que, a pesar de parecer simétricos y que tenemos muchos órganos divididos en pares, no lo somos. Que estamos divididos en dos -en el sentido longitudinal-.

Si nos adentramos en el terreno religioso, se pueden encontrar diferentes explicaciones y, sobre todo, atribuciones a cada una de nuestras dos mitades. Pero como no se trata de abordar el asunto desde una perspectiva espiritual, concentrémonos en la parte material del asunto.

El sistema linfático drena desde la mitad siniestra, igual que corazón, bazo, páncreas y estómago también caen sobre esa mitad de nuestra anatomía. Eso quiere decir que, mientras descansamos sobre nuestra parte izquierda, se elimina presión sobre esos órganos y se permite, por una parte, que trabajen con menos esfuerzo y a favor de la ley de la gravedad, permitiéndole, por ejemplo, enviar con mayor facilidad sangre a la aorta descendente.

El estómago y el páncreas cuelgan hacia el lado izquierdo. Cuando te recuestas sobre ese lado, ambos cuelgan de forma natural, permitiendo una digestión mejor. Al recostarte del lado izquierdo, el hígado y la vesícula cuelgan desde lado derecho. Descansar del lado izquierdo les permite colgar y secretar sus enzimas hacia el tracto digestivo, emulsionando las grasas y neutralizando los ácidos estomacales.

La relación podría continuar sobre el funcionamiento del intestino delgado, el bazo… La explicación no es científica, pero está extraída de los manuales de medicina oriental, que aunque no sean estrictamente académicos, encierran la sabiduría tradicional de los pueblos de esa parte del mundo. Y sobre todo, parece bastante lógico, ¿no?

En cualquier caso, si es de los diestros en la cama, pruebe a cambiar de postura y compruebe si al levantarse se encuentra mejor, con más energía y mayor vitalidad. No pierde nada con ello.

PD: Con estas letras rendimos nuestro particular homenaje a esos Magos de Oriente que, dicen, vinieron hace unos miles de años a rendir tributo a un recién nacido y a transmitirle toda la sabiduría que encierra Oriente y está aun por confirmar.

Anuncios