barriga

Esta no es mi tripa. Así comienza un anuncio que publicita uno de tantos remedios infalibles para deshacerse de la incómoda y común hinchazón abdominal. Esa molesta pesadez en el vientre afecta tanto a las personas con sobrepeso como a las delgadas, y aunque las mujeres la sufrimos con más frecuencia, no es monopolio femenino.

Comúnmente se asocia esta sintomatología con comer mucho y muy rápido, sin masticar lo suficiente, o con el consumo abundante o insuficiente de fibra en la dieta, o por un exceso en la ingesta de grasas, todo lo cual ralentiza el vaciado gástrico y produce mayor número de fermentaciones estomacales que ocasionan los llamados gases.

Para paliar esta inflamación, se recomiendan medidas higiénico-dietéticas y muchas clases de fármacos antiflatulencias. Los científicos han dado ahora con un tratamiento que, de confirmarse, se revelaría como el más inocuo y económico de cuantos en el mercado encontramos. Simplemente, se trata de corregir vicios postulares y mejorar nuestro ritmo respiratorio. Según el trabajo, la distensión abdominal la causan un grupo de movimientos musculares voluntarios y no los gases o el contenido abdominal.

Las exploraciones realizadas al grupo de pacientes en estudio reveló que tras la distensión abdominal se encontraba una maniobra respiratoria que consiste en hinchar el tórax, lo que produce que el diafragma baje y la pared abdominal se desplace fuera de sus limites; es decir, se inflame. Este movimiento también explica que las personas aquejadas sientan que les falta el aire, ya que tienen el tórax comprimido.

La solución pasa por reeducar estos movimientos, relajando los músculos intercostales y contrayendo la pared abdominal. Et voilà! Pero yo, que soy fan declarada de los ejercicios de Pilates y del calzado bamboleante que corrige la postura al andar, he experimentado en mis propias carnes unos beneficios similares.

En cualquier caso, lo importante es que la distensión abdominal depende de movimientos voluntarios; es decir, está en nuestras manos corregirlo.

 Laura Castillo Casi, enfermera y periodista

Anuncios