barriga

Ya sabemos que en lo tocante al sexo, la cosa va por barrios y que cada cual arrima el ascua a su sardina. Así que vaya esto por delante, eso, y que la investigación de la que nos hacemos eco se realizó en Turquía, donde precisamente no proliferan los amantes de la dieta y del peso ideal.

El caso es que un estudio realizado en una universidad de este país concluye que los gorditos son mejores amantes que los esmirriados y los flacuchos. Bueno, más que mejores amantes, lo que pasa es que tardan más en eyacular.

El estudio de marras comparó las capacidades amatorias de felices barrigones con la personas en su peso. Las estadísticas hablan de que las personas con mayor Indice de Masa Corporal (IMC) tienen un rendimiento sexual bastante más prolongado que quienes poseen menor grasa. En tiempos, los gorditos duran unos 7,3 minutos antes de llegar al orgasmo, mientras que los delgados apenas aguantan 1,8 minutos.

No es que se trate de un estudio excesivamente riguroso en cuanto a su componente numérico, apenas 200 voluntarios se prestaron a dejarse medir el IMC y estar dispuestos a cronometrar el tiempo, aunque sí tiene el estudio una conclusión que forma parte de una cierta lógica.

Las personas con mayor grasa abdominal producen mayores cantidades de estradiol. El estradiol es una hormona esteroide presente en ambos sexos. Aunque normalmente la asociamos al ciclo menstrual femenino, también está presente en los varones, aunque en menor proporción.

Se sabe que la producción de estradiol de los varones por exceso es una de las causas de la disfunción eréctil. Ergo, en dosis relativamente bajas, puede ser un factor que retarde la eyaculación.

Pero ojo, que ese retardo puede tener su origen en un incipiente problema de disfunción eréctil. Según los urólogos, “la función sexual adecuada depende de la correcta interrelación de factores psicológicos, emocionales, neurológicos, vasculares y endocrinos. Los trastornos endocrinos aumentan con un aumento de la prevalencia de la obesidad y la diabetes, por lo que estos trastornos van a contribuir de forma creciente en el desarrollo de cuadros de disfunción eréctil”.

“El estradiol es la hormona femenina por excelencia y aunque no está claro el papel que juega en la función sexual masculina, un exceso de estradiol va a producir signos de feminización y alteraciones en la función eréctil. Altos niveles de estrógenos inhiben la producción de LH con la consiguiente reducción de la testosterona. Además se asocian mayores niveles de SHBG lo que produce la disminución de los niveles de testosterona libre”, conluyen.

Y este asunto, los niveles de testosterona de esos supuestos mejores amantes o potenciales problemas de disfunción eréctil, no se contemplaron en el estudio turco. Así que, por si acaso, si quiere alcanzar el olimpo de los mejores amantes, es mejor que se mantenga en su peso y se lance en brazos de Ovidio en lugar de la comida.

Anuncios