prevenir la alergia-cacahuetes

Foto de N’Grid.

Los seres humanos somos realmente vulnerables. Y no solo porque estamos indefensos ante cualquier depredador, la Naturaleza en sí misma está llena de peligros, y el más silencioso nos llega en forma de las temidas alergias, que más allá de erupciones o toses molestas nos pueden llevar a la tumba.

Una reciente investigación realizada en el Reino Unido asegura que si los bebés comen cacahuetes, van a prevenir con el desarrollo en la edad adulta ser alérgicos a estos alimentos y, en general, a otro tipo de alergias. Hay que tener en cuenta que se trata de un fruto seco muy alergénico y que su intolerancia se manifiesta de muy diversas formas: desde problemas respiratorios a inflamación de lengua, pasando por náuseas y, en casos extremos, puede ser letal.

Los datos del estudio revelaron que los niños que habían comenzado a edad tempana a comer cacahuetes tenían hasta un 80% menos de probabilidades de desarrollar una alergia al fruto que los que no lo comieron. Pero lo curioso es que, haciendo un cuadro general, los comedores de cacahuetes desarrollan una mayor resistencia frente a otro tipo de alergias. En concreto, disminuye por diez la probabilidad de contraerlas.

El estudio en sí es lo suficientemente significativo, pero si damos un paso más adelante, lo que se abre es una interesante vía de investigación: ingerir determinado tipo de alimentos puede resultar una eficaz fórmula para evitar alergias y abre un atractivo campo en materia de salud pública.

En Estados Unidos, la prevalencia de alergias se ha cuadruplicado desde 2008, y es un patrón repetido en gran parte del mundo occidental, así como en lugares de Asia y África. Sin embargo, todavía hay muchas preguntas sin respuesta como para lanzarnos sin más a dar cacahuetes a nuestros peques.

Se trata de un estudio al que deben acompañar otros para poder establecer una pauta, así que mucho cuidado con automedicarse y, sobre todo, con medicar a los más pequeños sin la supervisión de su especialista. Que los avances científicos hay que tomarlos con la misma prudencia con que los investigadores escriben sus ensayos.

Se trata de una buena noticia, pero que hay que leer con la tranquilidad qué marcarán los sucesivos estudios en el futuro.

Anuncios