medida normal

Foto de William Warby.

Mucho se habla del tamaño y poco de las secuelas psicológicas que dejan en la mente a aquellos que muestran su descontento con lo que la naturaleza les ha otorgado. Se conoce como dismorfofobia y, en general, hace referencia a un cuadro de temor desproporcionado -ansiedad extrema- por tener un defecto corporal que nos hace sentirnos diferentes a nuestros semejantes. Un complejo, que en el caso de los varones, casi siempre tiene que ver con su talla.

Ciertamente, lo más recurrente en el complicado universo masculino tiene que ver con dos elementos: la ausencia capilar en la testa y el tamaño de su muñeco. Al menos, los caucásicos ya cuentan un estudio serio sobre lo que podemos considerar normal en lo tocante a longitud y circunferencia. Y, para ello, elaboraron un gráfico al modo que se utiliza para evaluar las curvas de crecimiento de los niños (peso y talla) y las variaciones consideradas normales.

Los datos los obtuvieron de 17 estudios realizado con una muestra de 15.500 hombres. Según los gráficos, el largo de un pene en reposo es de 9,16 cm, y el de un pene en reposo estirado es de 13,24 cm. El largo promedio de un pene erecto es de 13,12 cm. La circunferencia del pene, siempre en valores promedio, pasa de 9,31 cm a 11,66 cm del reposo a la erección.

Y despejada las dudas, una vez más, acerca de la cuestión, una curiosidad. No existe relación entre la altura y el adorno sexual. Así que a todos aquellos bajitos envidiosos que se consolaban con que los larguiruchos estaban peor dotados, se les acabó el discurso.

Por cierto, si quiere -como no podría ser de otro modo- medir y comparar, ha de tener en cuenta que la longitud, en el estudio, se calculó tomando las medidas desde el hueso púbico hasta la punta del glande en el lado superior del pene. Es decir, nada de hacer trampa con los pellejos sobrantes.

Anuncios