Susana

En varias ocasiones, la ciencia se ha detenido a estudiar si nuestra ideología política tenía algún efecto sobre nuestra felicidad, ese estado de bienestar que todos buscamos alcanzar. Sin embargo estos exámenes se realizaron utilizando técnicas de autoevaluación; es decir, con un carácter eminentemente subjetivoAArenas. Según aquellos, los políticos conservadores se consideraban mucho más felices que los progresistas.

Y como la tecnología cada día proporciona mejores herramientas para acometer cualquier ensayo, un grupo de investigadores de la Universidad de California en Irvine (UCI) se ha lanzado a analizar los comportamientos de los políticos estadounidenses para concluir que los de izquierdas son más felices que los de derechas.

juanma morenoPara ello, han echado mano de una disciplina que se enmarca dentro del sector de las tecnologías de la comunicación y la información: los big data, datos masivos o a gran escala. Esto es, se analizaron millones de comentarios, imágenes de parlamentarios y twitts de usuarios vinculados a la tendencia conservadora y progresista.Teresa

El acento se puso tanto en el lenguaje emocional como en el numero de sonrisas que regalan en sus fotografías. Los ganadores por goleada fueron los miembros de la corriente progresista del Congreso, y los usuarios de Twitter y Linkedin.

Y como ya ha dado comienzo una temporada plagada de líderes de todas las ideologías en las sucesivas campañas electoras que nos esperan,  juzguen ustedes mismos.

 Laura Castillo Casi. Enfermera y periodista

Anuncios