crear y caminar

Foto de Jaume Escofet

Lo de la visita de las musas es algo realmente caprichoso y aunque había quien aseguraba que lo importante es que cuando lleguen te pillen trabajando, lo cierto es que la canción más versionada de la historia, ‘Yesterday’, se le apareció al Beatle durante un sueño. O que a Newton se le cayó ‘la gravedad encima’ mientras descansaba a la sombra de un árbol.

Pues ahora va la Ciencia y apuntala que somos más creativos cuando salimos a pasear -da igual por dónde- que cuando estamos sentaditos frente al banco de trabajo. El estudio se realizó, como siempre, con un grupo de voluntarios a quienes se les pidió que ofrecieran usos alternativos a objetos comunes o vulgares, como puede ser un botón o unas pinzas para depilar.

Las respuestas fueron clasificadas como creativas a aquellas soluciones que a la vez eran apropiadas u originales y les obligaron a contestar al cuestionario tanto sentados en una silla como practicando ejercicio suave en una cinta andadora.

Ocho de cada diez participantes no solo resultaron más creativos mientras andaban sino también mucho más locuaces. La explicación para los investigadores es que al caminar somos capaces de asociar mejor las ideas y hacemos que estas sean más creativas.

Algo que, según una de las autoras del estudio,  tiene que ver con que  “la actividad de caminar también podría incrementar la facilidad con la que se activan las memorias asociadas, por ejemplo, relajando la competencia inhibidora entre memorias y permitiendo a las ideas con menores niveles de activación salir a la superficie”.

Y si no funciona, pues ya tiene una escusa para salir de casa o del trabajo cuando apriete el agobio.”Me voy a crear”, así que respeten mi paseo.

Laura Castillo Casi. Enfermera y periodista

Anuncios