aristoteles - sentidos

A fuerza de aprenderlo en el cole, nos hemos acostumbrado a definir que los humanos poseemos cinco sentidos: vista, oído, gusto, tacto y olfato. Y gracias a ellos, a su combinación o actuación en solitario, somos capaces de organizar nuestra interacción con lo que nos rodea y podemos percibir nuestro entorno.

Pero como muchas cosas que nos ocurren, esta clasificación de los sentidos es fruto de una convención, de asumir como válido una distinción que hicieron en la Grecia Clásica; más concretamente, el filósofo Aristóteles. Desde entonces, hemos aceptado esta clasificación como universal, muy a pesar de que si se detienen un momento, seguro que encuentran otros sentidos que orientan nuestra existencia.

Vayamos por partes. Si definimos al sentido como el estímulo que perciben determinadas células de nuestro cerebro y que interpretan como una señal, seguro que piensa que además de estos cinco sentimos dolor, y no solo el espiritual por enterarnos de que hay más sentidos, sino el dolor físico cuando nos quemamos o nos golpeamos. Existen unas células, los nocirreptores, que nos permiten percibir este sentido. Y los percibimos tanto en el interior -las vísceras-, como en los huesos o articulaciones -somático- o en la piel.

Sigamos profundizando. Además de este nuevo, también somos capaces de percibir la temperatura -la termocepción-. Pues ya tenemos siete. Y si nos contemplamos, podemos añadir dos nuevos: el del equilibrio y el de percibir nítidamente la posición de cada una de las partes de nuestro cuerpo.

Pero hay más, como por ejemplo que algunos sentidos están relacionados. Así, la comida la percibimos primero por el olor y luego por el gusto y, en función de como estemos de salud, un mismo alimento nos puede parecer diferente.

El caso es que hemos aceptado los cinco, pero lo cierto es que existen muchos más… Hay quien llega a definir hasta 20 en función de esas señales que emite el cerebro y lo triste es que, entre tanto sentido, uno de los que menos utilizamos los humanos es el sentido común.

Laura Castillo. Enfermera y periodista

Anuncios