machos-sexo-escarabajos

Foto de Kumon.

La diferenciación de las especies en sexos es un asunto que, aunque parezca trivial a juicio del profano, interesa mucho a la Ciencia desde hace décadas. Esta ‘especialización’ de la Naturaleza en su proceso evolutivo es uno de esos interrogantes que siguen apasionado a numerosos equipos de investigadores.

Formalmente, el hecho de que sean necesarios dos para perpetuar la especie en lugar de uno resulta complicar el proceso de la progenie. Así, hay investigadores que subrayan que el futuro pasa por la partogénesis y se apoyan sencillamente en ese argumento de la sencillez: si hay un solo sexo, resulta más fácil -o sensato que en definitiva es uno de los caminos evolutivos favoritos- que las determinadas especies puedan reproducirse. Y ponen sobre el tapete las especies que han optado por prescindir de los machos, como las lagartijas con cola de látigo.

En cambio, otros investigadores, entienden precisamente lo contrario, que la competencia sexual -y hablamos de animales, así que olvidénse de otro tipo de consideraciones típicamente humanas- entre los machos de las especies lo que provoca es el mantenimiento de poblaciones saludables, más sanas o fuertes y genéticamente más diversa -en la Naturaleza, las hembras eligen habitualmente como compañeros para la descendencia a los ejemplares mejor dotados-.

Seguidores de esta hipótesis han publicado recientemente sus conclusiones en un artículo publicado en ‘Nature’. En su trabajo, que se prolongó durante siete años, analizaron el comportamiento de una colonia de escarabajos. Y comprobaron como a lo largo de este periodo, que equivale a unas 50 generaciones de estos insectos, los machos que competían con otros para ganarse el premio de la reproducción eran cada vez más fuertes, más sanos y resistentes a las enfermedades.

En cambio, los especímenes resultantes en un proceso donde no existía selección sexual, eran cada vez más frágiles… tanto que a las diez generaciones se extinguió la colonia. “Los resultados muestran que la selección sexual es importante para la salud de la población, ya que ayuda a eliminar lo negativo y mantener la variación genética positiva”, indican los autores del estudio.

Es decir, que en términos genéticos y teniendo en cuenta el componente de la salud, lo de la diferenciación sexual es un buen argumento para la supervivencia. Seguro que en breve aparecerán otros nuevos artículos que defiendan las tesis contrarias. Es lo bueno de la Ciencia, la diversidad de estudios y el que no haya verdades que no puedan ser revisadas.

Anuncios