Agujero en la capa de ozono

Agujero en la capa de ozono

A los pesimistas y a los que piensan que el hombre blanco acabará con el Planeta y, en general, a todos aquellos que piensan que el daño hecho a la Naturaleza es irreparable, les dedicamos esta noticia. Y también a los luchadores y los optimistas que se embarcan en causas perdidas, ¿por qué no? Seguramente, sin su empuje no podríamos contar que lo del agujero de la capa de ozono, prácticamente, es ya cuestión del pasado y no de las preocupaciones de futuro.

Un estudio publicado en ‘Nature Comunicatios‘ confirma que las medidas para proteger este escudo han sido un éxito y que se actuó a tiempo y con eficacia. A finales de los 70 saltó la alarma, cuando se comprobó que entre agosto y octubre de 1979 la capa de ozono había adelgazado mucho más de lo habitual a la altura de la Antártida.

Comenzó entonces una carrera investigadora mediante la que se relacionó el agujero de la capa de ozono con la liberación a la atmósfera de CFC (compuestos clorofluorocarbonados, sobre todo usados en líquidos refrigerantes) y otros productos.

Casi una década después, se aprobó el Protocolo de Montreal, donde los países firmantes se comprometían a acabar las emisiones de compuestos destructores de la capa de ozono. Hoy ya podemos hablar de que el peligro ha desaparecido.

“Nuestra investigación confirma la importancia y los beneficios reales del Protocolo de Montreal. Sabíamos que nos salvaría de una gran pérdida de ozono en el futuro, pero hoy día ya hemos pasado el punto a partir del cual las cosas solo irían a peor”, ha explicado Martyn Chipperfield, el director de la investigación y científico en la Universidad de Leeds.

De hecho, el estudio concluye que, si no hubiera sido por el Protocolo de Montreal, el agujero de la capa de ozono habría sido un 40% mayor en el año 2013. Además, en las otras zonas de la Tierra el grosor del escudo habría sido significativamente más delgado.

Según los investigadores, este avance es importante porque permitirá tener más control sobre las futuras amenazas para la capa de ozono. Mientras la NASA sigue estudiando el grosor de esta capa día a día, quizás haya motivos para pensar que las medidas de protección del medio ambiente pueden tener resultados tangibles.

Así que ánimo, que ahora hay que terminar con el calentamiento global, que poder se puede.

Anuncios