cuervos de nueva caledonia-herramientas

No hay nada mejor que el orden para encontrar lo que buscamos cuando nos es necesario. Al menos eso es lo que me repetían siempre en casa y en el cole. A pesar de ello, me reconozco como un desordenado compulsivo. Pero hay que reconocer que la máxima tiene su aquel y, con el tiempo, he podido comprobar que pierdo una buena porción de mi tiempo buscando papeles o cualquier cosa.

Ahora bien, ¿esta recomendación es fruto de la evolución? ¿O simplemente es una cuestión del pragmatismo humano? Leyendo una investigación recientemente publicada, me asalta la duda. Los humanos no somos los únicos especímenes que nos ayudamos de herramientas para procurarnos la vida más fácil. Otros primates también lo hacen y también algunos mamíferos y aves, como los cuervos de Nueva Caledonia, que se sirven de palos para extraer insectos de los agujeros de los árboles.

Estos cuervos, que destacan por su inteligencia, sostienen estas herramientas con su pico y luego se desembarazan de él para comer a sus presas. Lo curioso es que no sueltan el palo sin más, sino que lo depositan cuidadosamente bajo sus patas para poder utilizarlas nuevamente en otra operación de captura de comida.

Uno de los investigadores señala que en sus experimentos con aves comprobaron que más cuidadosos se muestran cuanto más alto están en realizando su labor. “Esto tiene mucho sentido, porque cuanto más arriba esté, más difícil sería  recuperar una herramienta. De hecho, los cuervos silvestres parecen molestarse realmente cuando pierden accidentalmente sus herramientas”.

Esta operación tiene su importancia, ya que supone que los cuervos no tienen que ‘fabricar’ repetidamente nuevas herramientas y pueden dedicar más tiempo a la búsqueda de alimentos. También, han podido comprobar la reutilización e incluso el transporte de sus herramientas. Los cuervos resultan ser extremadamente buenos en hacer el seguimiento de sus herramientas, recordando dónde las habían puesto, y reutilizándolas para extraer más comida poco después.

Este estudio es el primero, sin embargo, en investigar lo que hacen los animales con sus herramientas entre las comidas.

Anuncios