barba hipster

Foto de Luca Rossato

La geografía urbana nos ofrece una buena muestra del paisanaje que nos rodea y de las modas que se imponen en cada momento. La última que se ha abierto con fuerza entre nuestros congéneres masculinos desde hace pocos años es la de los llamados ‘hipsters’, aunque seguro que algún posmoderno me corregirá de inmediato para señalar que a ese movimiento le ha superado otro que resulta mucho más ‘cool’.

Pero no se trata de hacer sociología urbana, así que quedénse con este grupo. Si se preguntara por sus señas de identidad, una buena mayoría diría que se distinguen por su larga y cuidada barba o bigote. Según algunos, un atractivo que otorga seriedad a sus portadores y que los hace más viriles.

Y no les falta razón, porque si hay algo que caracteriza al mundo animal es que se adornan de atributos para atraer a la atención de las hembras. Sobre todo en los primates. Una investigación liderada por el biólogo Cyrill Grueter desde la Universidad de Australia Occidental, que ha analizado a 154 especies de primates, concluye “que en los grupos más grandes y las organizaciones sociales más complejas los machos tienen más desarrollados los rasgos sexuales secundarios visualmente llamativos”.

Entre la variedad de atributos que la evolución ha contribuido a perpetuar, la lista de los investigadores incluye las narices alargadas de los monos probóscide, las matas de pelo blanco y plateado de los babuinos, los pechos enrojecidos y verrugas labiales que exhiben algunos monos sudamericanos, las bridas de los orangutanes y la barba de los seres humanos, como las de los ‘hipsters’.

Anuncios