Calor, sol y lógica de los niños

En ocasiones, la lógica infantil nos mete en más de un quebradero de cabeza, en callejones donde encontrar una salida airosa y creíble resulta poco menos que imposible. Sobre todo a los que no estamos muy versados en Ciencia, porque en esta ocasión no vamos a hablar de sexo ni de nada parecido.

Los niños sueltan a bocarrajo preguntas imposibles basadas en su propia manera de razonar. No hace mucho, oía a ‘un monstruo cuellicorto’ preguntar a sus amables progenitores por qué hace más frío por donde vuelan los pájaros que abajo, en la Tierra, ya que los pajaritos están más cerca del sol que los niños.

Todo venía a cuento de una explicación imposible de que los pájaros tenían plumas para protegerse del frío que reina en las alturas. Lo primero que pensé, malévola, es que les estaba bien empleados por meterse en semejante jardín y me moría de ganas por conocer cómo unos papás tan listos iban a ser capaces de razonar con el infante que la temperatura depende del gradiente vertical.

Es decir, que no tiene que ver con la supuesta cercanía del calor del sol, sino de la fuente de calor que representa la Tierra, que actúa a modo de ladrillo refractario; es decir, que acumula la energía procedente de los rayos solares y que luego poco a poco la va expandiendo al exterior.

O sea, que el calor que sentimos no procede tanto del sol como del acúmulo de calor de la propia Tierra y que, por tanto, cuanto más cerca estemos de ella mayor calor se trasmite al aire cercano. Aproximadamente cada ‘peldaño’ de 100 metros de altura, la temperatura baja algo más de medio grado centígrado.

Vamos, algo parecido a la sensación que tenemos a medida que nos alejamos de la fuente de calor.

Desgraciadamente, la incontinencia y el ansia de corretear por el parque de mi mestiza Kalúa -que es de las que prefieren pasear suelta, lo que me obliga a trotar tras ella- me impidió escuchar la solución dada al acertijo planteado por el canijo.

Yo me quedé un rato pensando cuál hubiera sido mi respuesta ante la aplastante ‘lógica’ del ‘bajito’. De momento, se me ocurrió escribir este post. La respuesta, quizá la publique otro día.

Laura Castillo Casi, enfermera y periodista

Anuncios