MERS

Cuando todavía no nos hemos despertado de la pesadilla del ébola, un nuevo virus amenaza nuestra pacífica existencia. Se denomina Síndrome Respiratorio por Coronavirus de Oriente Medio, pero es conocido por sus siglas, MERS. No hay vacuna ni tampoco tratamiento.

Originario de la Península Arábiga, como no entiende de fronteras se ha expandido más allá de su área originaria, en un peregrinar que lo ha llevado hasta Corea del Sur o China. Su carga mortal es del 40% de los afectados. Fue detectado en humanos por primera vez en 2012 y ya ha provocado más de 400 muertos.

Fue aislado por primera vez en un ciudadano saudita de 60 años. Presentaba un cuadro de neumonía aguda e insuficiencia renal grave. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), desde ese momento se han registrado 1,161 casos confirmados en laboratorios en 25 países de todo el mundo, de los cuales 436 han fallecido.

La sintomatología de la infección por el MERS consiste en fiebre, tos, expectoración, neumonía, insuficiencia respiratoria y fallo renal. También se han registrado síntomas gastrointestinales. La población de mayor edad y los enfermos crónicos resultan más vulnerables.

Poco conocemos también sobre su transmisión, aunque se cree que puede que los camellos sean un reservorio importante. Se han aislado en camellos cepas de el MERS idénticas a las humanas.

En cuanto a la transmisión de humano a humano, el contagio se produce a través de las secreciones de las personas enfermas (saliva, mucosidad). De momento, y como ocurre siempre ante lo desconocido, el personal sanitario es el personal más expuesto a su infección, lo que recomienda utilizar la debida protección a la hora del contacto con los enfermos -de nuevo, las medidas de protección que tanto se airearon con el ébola-.

La amenaza ya está entre nosotros. Y no se olviden que tratándose de un virus, muta con facilidad, y nuevas versiones del MERS podrían desarrollarse con rapidez y virulencia. Una vez más, se ha puesto el cronómetro en marcha. Otra carrera en la que partimos en condiciones de desventaja.

Anuncios