jurasic park

La clonación resulta un apasionante territorio para dejar volar la imaginación. La del futuro, seguro, porque parece que lo de un Parques Jurásico quedará relegado a la gran pantalla. Al menos, por lo que sabemos hasta ahora sobre este asunto.

La clonación es posible y ahí está Dolly para demostrarlo. Ahora bien, lo de utilizar esta técnica para revivir especies extintas como los dinosaurios no va por tan buen camino. El ADN, imprescindible, resulta que es una molécula que se degrada tras la muerte de la célula y que el agua rompe los enlaces del ADN; y ambas cosas suceden a una velocidad, digamos, rápida.

Un estudio demuestra que todos los enlaces de la cadena de ADN, conservados a una temperatura de 5 grados centígrados -la idónea-, se destruirían completamente a los 6,8 millones de años. Es decir, que es imposible encontrar material genético intacto en los fósiles de dinosaurio de hace 80 millones años.

El equipo de investigadores ha obtenido esta conclusión tras analizar 158 huesos fosilizados pertenecientes a tres especies diferentes de moa, un tipo de ave similar a un avestruz que se extinguió hace miles de años.

Los especímenes óseos fósiles de moa empleados están fechados entre 600 y 8.000 años de antigüedad y mirando los diversos grados de degradación del ADN en cada muestra, el equipo fue capaz de calcular una vida media del ADN de 521 años. La vida media es la cantidad de tiempo que tarda una cantidad de ADN hasta reducirse a la mitad.

Así pues, el Parque Jurásico a nuestro alcance sólo sería posible, a día de hoy, con fósiles de un millón de años de edad y conservados en ambientes helados.

Anuncios