chimpancés

Foto de JM Cabado

La televisión y la violencia son de los temas recurrentes en los debates en torno a la influencia de este medio en la sociedad moderna. Bueno, no tan moderno, que ahora se ha trasladado a los videojuegos. Normalmente, nosotros diferenciamos lo que es ficción de lo que es noticia; y toleramos lo primero y repudiamos -nos golpea en la conciencia- lo segundo por atentar contra los llamados principios de la convivencia o sociales.

Esta distinción no es homologable en los animales, ellos no distinguen entre ficción y realidad, pero sí en lo tocante a los principios. Sobre todo, nuestros primos los primates. Un estudio recientemente publicado en ‘Human Nature‘ concluye que son capaces de distinguir las conductas correctas de las incorrectas, o lo que es lo mismo, el bien del mal. Y son capaces de hacerlo viendo la tele.

En el estudio, realizado con monos en cautividad -nacieron y viven en un zoológico-; un grupo de chimpancés visionaron distintos tipos de vídeos. Algunos, con escenas explícitas de violencia, de combates entre grupos rivales del ataque a una cría, y otros con escenas digamos que más domésticas y naturales (exentas de violencia).

Los animales quedaron ‘atrapados’ visionando las imágenes de violencia, hasta cuatro veces más tiempo que las otras. Y no había distinción por sexos, la respuesta era igual entre los machos y las hembras. Eso sí, su reacción emocional fue tajante. Con sus chillidos, repudiaban esos comportamientos violentos, sobre todo cuando las agresiones o la violencia se ejercitaba entre ‘miembros’ del grupo -chimpancés atacándose entre sí-.

Es decir, que son capaces de distinguir las conductas que se salen de la norma.

Anuncios