Margaritas Mutantes

Sus imágenes corren por las redes sociales y aseguran que es uno de los efectos del escape nuclear tras el accidente en Fukushima, Japón. Será porque las instantáneas se hayan tomado a 110 kilómetros de la central por @San_Kaido. El asunto, como es obvio, también ha corrido por los pasillos de las facultades de Ciencias.

Pero lo de las flores blancas y amarillas también podría obedecer a otras causas. En ‘Scient Alert‘ se recuerda que las mutaciones son algo frecuente en la naturaleza y afectan a todos los seres vivos, también a las plantas. El fenómeno recogido en las fotografías se denomina ‘fasciación’.

Es bastante conocido, pero la literatura científica asegura que obedece a otro tipo de causas y que inducida por la radiación en las plantas silvestres era poco probable. “Es importante destacar que, en las plantas de tipo salvaje, la frecuencia de fasciación tras una irradiación gamma fue muy baja (< 0,1%)”.

Por el contrario, este fenómeno es más fácil que ocurra por una infección bacteriana, ataques de insectos o parásitos, o daño químico o mecánico.  En cualquier caso, señala que esta mutación no representa ningún problema para la planta. El fenómeno es curioso y obedece a que el meristemo apical crece, normalmente, concentrado en un punto; pero si se deforma, se produce un crecimiento aplanado, lo cual produce normalmente un tallo aplanado y delgado en vez del cilíndrico. Puede ocurrir en otras partes que no sean el tallo, como es la raíz, las flores o el fruto.

Anuncios