corazón roto

A lo largo de nuestra existencia vivimos experiencias dolorosas de todo tipo, sea por la pérdida de un ser querido, por la ruptura de una relación sentimental o sencillamente por cualquier disgusto en nuestro quehacer cotidiano. Situaciones sobre las que normalmente decimos que nos dejan “el corazón roto”.

Lo que pocos saben es que la metáfora puede ser real; es decir, que este tipo de vivencias nos pueden literalmente provocar una afección cardiaca. Técnicamente se denomina cardiopatía de Takotsubo. Sus síntomas son parecidos a los de un ataque al corazón; o sea, dolor en el pecho, hormigueos y dificultad para respirar.

Por fortuna, esta cardiopatía no deja secuelas y no deja de ser algo temporal. Y es así porque no afecta a las arterias coronarias sino al músculo cardíaco, que se resiente, se debilita y puede hacer que uno de sus ventrículos adquiera una forma cónica. El caso es que este síndrome del corazón roto lo provoca un aumento de los niveles de adrenalina y de las otras hormonas relacionadas con el estrés.

Por ello es más frecuente en los meses de primavera y verano. Según los estudios, entre un uno y un dos por ciento de los ataques coronarios no son infartos, sino casos de personas que padecen este síndrome, una enfermedad poco estudiada y desconocida para muchos médicos.

Así que ya lo sabe, un disgusto le puede partir literalmente el corazón. Una razón más, para evitar el estrés, ¿no creen?

Anuncios