Cuero vegetal

Cuero vegetal

Todavía no es ‘cool’ pero resulta sostenible, natural, ecológico y, para los defensores de los animales, una alternativa. Hablamos del cuero vegetal. Se ‘fabrica’ utilizando como materia prima piñas, en concreto hojas y tallos, dos residuos que no tienen actualmente salida y que son basura que, en el mejor de los casos, se utiliza como fertilizante ecológico.

De hecho, se utilizaba para tejer los tradicionales trajes ‘barong tagalog’ en Filipinas. Para crear un metro cuadrado de este cuero vegetal, resistente como el cuero animal, se requieren aproximadamente 16 hojas de piñas que son cortadas en capas y procesadas como un textil suave, ligero y flexible, muy moldeable y capaz de teñirse.

Este producto no solo es más ecológico y sostenible que el cuero (contamina un 20% menos que este), ya que no se requiere del uso de más agua ni fertilizantes o pesticidas para producir las fibras a partir de las hojas de piña, sino que además es mucho más económico. Mientras el cuero de origen animal cuesta alrededor de 22 y 33 dólares, el nuevo material cuesta 19 dólares.

Pero se buscan más alternativas para este material que se desarrolla en el Royal College of Art de Londres y en España, como su uso como material de construcción o en medicina. De hecho, se investiga su uso en vendajes, debido a sus propiedades antibacterianas, e incluso como aislamiento de los edificios.

Un descubrimiento que quién sabe si acabará formando parte de los materiales habituales en el futuro. Veremos.

Anuncios