Nos quedamos sin pájaros

La contaminación, que asuela los ecosistemas, y la acción ‘salvaje’ de la pesca industrial son el detonante de que siete de cada diez aves que vivían en el mar hayan desaparecido en los últimos 60 años. Todo un récord que lleva la firma de la mano del hombre. Para reflexionar, ¿no?

El estudio ha sido realizado por investigadores de la Universidad de la Columbia Británica de Canadá y publicado por la revista científica ‘Plos One‘. Es un botón de muestra de los efectos perversos de la economía no sostenible y que relata el significativo deterioro que han sufrido los ecosistemas marinos en las últimas seis décadas.

En la investigación se han analizado datos de población de más de 3.000 especies de aves marinas repartidas por todo el mundo y la estimación habla de la desaparición de unos 230 millones de pájaros que vivían en la costa. Una auténtica extinción en masa que, a juicio de los autores del estudio, se debe a dos factores: la contaminación de los mares, incluidas las temibles mareas negras; y el impacto negativo de la pesca industrial, que limita la cantidad de peces que forman parte de su dieta.

“Las aves marinas en particular son buenos indicadores del estado de los ecosistemas marinos”, dice Michelle Paleczny, la autora principal del estudio. “Cuando vemos esta magnitud de declive en las aves marinas, vemos también que algo va mal en sus ecosistemas. Nos da una idea del impacto que tenemos sobre el conjunto”.

Por especies, las señales de alarma son especialmente graves en aquellas poblaciones de aves pelágicas, que han reducido su número a un exigüo 5% de las que existían en los años cincuenta del pasado siglo, como ocurre con los ejemplares de charrán sombrío (Onycoprion fuscatus), el petrel suave (Pterodroma mollis) y el cormorán guanay (Leucocarbo bougainvillii).

Anuncios