Cadera y sexo

Ya sabemos que la belleza no es algo eterno y que los cánones van cambiando a lo largo de la historia. Y no sólo la femenina, también la masculina; si no ya me dirán a qué han venido tantos cambios en las tendencias de ellos para ser los más deseados. En cualquier caso, ya hemos comentado en alguna ocasión que existen patrones universales de la perfección -quizás el sinónimo más aproximado a su definición- y que tiene que ver con el número áureo.

Por otra parte, cuando hablamos de evolución, en términos científicos, nos referimos a un proceso adaptativo muy largo en el tiempo mediante el cual las especies logran sobrevivir a su entorno.

Puesto en suerte ‘el morlaco’, vamos con la faena. El lenguaje en su uso cotidiano está también sujeto a variaciones, y precisamente este vocablo, variaciones, se ha convertido en un sinónimo de la palabra evolución, que adquiere cuando nos referimos al comportamiento un sentido más laxo. Y esta cuestión debe de alertarnos a la hora de extraer conclusiones absolutas.

No hace mucho cayó en mis manos un estudio con una conclusión realmente peregrina: el ancho de la cadera de la mujer se relaciona con su comportamiento sexual y sus hábitos.  Y que a mayor cadera, la fémina en cuestión se prodiga en sus contactos de pareja de forma más frecuente, en el sexo esporádico -de una noche-. El estudio no ha sido publicado en un tabloide británico sino en ‘The Archives of Sexual Behavior‘.

Se basa en un estudio realizado a 148 mujeres de entre 18 y 26 años y un cuestionario sobre su vida sexual para concluir que, cuanto más grande la cadera, más frecuente era el sexo casual con parejas de una noche. Las mujeres que tienen más sexo casual, tienden a tener caderas más anchas que las mujeres que tienen una vida sexual activa de pareja.

¡Impresionante! Una conclusión sedimentada en la propia evolución del género humano. Los científicos sugieren que las mujeres con caderas pequeñas son más selectivas a la hora de escoger una pareja sexual, dado los riesgos que supone para ellas la procreación.

¿Se lo creen?

P.D. ¿Qué tendrá que ver la fertilidad con el sexo por puro placer?

Laura Castillo Casi. Enfermera y periodista

Anuncios