sabelotodo

Dicen los que saben de comunicación que no hay nada como realizar una afirmación con rotundidad para que parezca que sea cierta. Como truco en una reunión de amigos no está mal para impresionar, pero luego viene eso de que los demás nos creemos las afirmaciones, sean rotundas o tímidas, en función de la autoridad que tenga quien las realice.

Ahora bien, eso podría tener consecuencias para el mentiroso. Y sobre todo, quienes tienen por costumbre dejarse llevar por esa tentación de ir de expertos en alguna materia solo por la vanidad de aparentar que saben más que nadie.

Pues según la ciencia, los conocidos como ‘sabelotodos’ resultan ser los más mentirosos. El estudio, publicado en ‘Psychological Science’, pone de manifiesto que la gente que estima que sabe algo sobre un tema determinado fácilmente asegura tener conocimientos que son imposibles que ellos tengan. Y eso representa sobre todo un problema para ellos.

En el trabajo se realizó un experimento en el que los participantes se enfrentaron a supuestos términos y conceptos financieros totalmente inventados mezclados con otros reales. Luego analizaron las respuestas y se vieron notables diferencias entre lo que de verdad sabían y lo que dijeron saber antes del test.

Y no se puede ir de la vida por sobrado, que según las conclusiones de los investigadores acaba volviéndose contra ellos, ya que “los que se perciben a sí mismos como expertos, acaban desmotivándose para recibir formación y reciclarse precisamente en esas áreas en las que se consideran especialistas, lo cual resulta muy negativo”.

Anuncios