dedos del pie

Hoy toca hablar del tacto. Para nosotros fundamental, sobre todo cuando queremos expresar muestras de afecto. Ahora bien, huyendo de las caricias y metiéndonos en algo más pedestre. En una ‘cata a ciegas’ ¿sería capaz de reconocer qué dedo de su pie le está acariciando otra persona?

Le puede parecer una pregunta tonta, pero le sorprendería saber que en una investigación, casi la mitad de las personas no fueron capaces de atinar e identificar si el dedo de su pie que estaba siendo ‘acariciado’ era el segundo -el más cercano al dedo gordo- o el tercero.

Así, mientras somos plenamente conscientes de que nos tocan el dedo gordo o el meñique, el promedio de respuestas correctas para el segundo dedo era del 57 %, para el tercero del 60 % y  para el cuarto del 79 %. Y todas las personas que se sometieron a la prueba no padecían ninguna patología.

El test, también reflejó un resultado inesperado. La mitad de los participantes indicaron que tenían la sensación de que uno de los dedos de sus pies había ‘desaparecido’.

La investigación no es un juego, más bien abre perspectivas para seguir investigando sobre nuestros sentidos y la percepción que nuestro cerebro construye en torno a ellos. Los investigadores aseguran que el modo en que nuestro cerebro nos engaña a la hora de percibir sensaciones, puede resultar útil para avanzar en comprender los trastornos de la imagen en casos más complejos, como puede ser la anorexia.

Quien sabe.

Anuncios