Bruce Lee

Los amantes de las artes marciales, y sobre todo los seguidores de Bruce Lee, lo conocen. Para el resto les indicamos que se trata de un golpe que lanzado a esa distancia, una pulgada, deja ko a tu contrincante.

Ahora bien, se trata de algo real o de ficción. Pues los expertos en biomecánica se han puesto manos a la obra para desentrañar los misterios de tamaño porrazo. De entrada, indican que este golpe es fruto del movimiento de todo el cuerpo…. se puede observar que las piernas se estiran con una rápida y explosiva extensión de sus rodillas, lo que provoca un rápido giro de las caderas que impele al brazo hacia adelante.

Es decir, que la energía que se concentra en el puño que impacta la cara del rival comienza a gestarse mucho mas abajo, en las piernas. Pero sigamos, que lo dejamos en el brazo. La muñeca se impulsa al extenderse el brazo y el puño, apenas toca al rival. Se retira de manera casi instantánea al contacto con el rival.

El luchador, Bruce Lee, concentra en el impacto la fuerza de los músculos más fuertes del cuerpo en un área muy pequeña lo que aumenta su efectividad. Ahora bien, según los especialistas, requiere de una gran coordinación mecánica de piernas, rodillas, cadera, brazo, codo y muñeca.

El estudio, lo que sugiere es que un músculo por sí solo no es capaz de provocar fuertes golpes y para ello es preciso tener una sincronización de movimientos. Algo de lo que hacen gala los karatekas. En el estudio, además, escanearon el cerebro de los karatekas, y comprobaron que la materia blanca del cerebro, la que comunica las células cerebrales, juega un papel fundamental a la hora de ejercitar este movimiento.

Ergo, para aumentar la potencia de sus golpes, no solo hay que ejercitar la fuerza, también la sicronización de todo el cuerpo y tener entrenar al cerebro para que actúe. Porque al final, todo depende de la materia blanca.

Anuncios