Criogenia

Ahora que todavía nos llegan los ecos de los ‘frikifastos’ de las profecías que nos auguraban en regreso al futuro nos parece oportuno comentar esta noticia. ‘Conservado el cerebro mediante criogenia de una niña tailandesa de dos años?.

Aferrarse a la idea de intentar encontrar una solución en el futuro mediante la congelación del presente forma parte de la cultura occidental moderna. Y no pocos mitos se han alimentado con el asunto de la criogenia, como que Walt Disney hizo lo propio con su cuerpo para escapar a la muerte.

Técnicamente, la criogenia permite conservar en condiciones óptimas una parte de nuestro cuerpo -o todo ello-. Lo que no está tan claro es que la regresión a la vida sea tan fácil. Y menos con la esperanza que han puesto los padres de la pequeña Matheryin Naovaratpong, una niña tailandesa que murió a los dos años víctima de una extraña forma parte de cáncer cerebral.

Su muerte ocurrió el pasado 8 de enero, y desde entonces, sus padres Sahatorn y Nareerat ya habían tomado la decisión de aplicar esta técnica con el cerebro de su hija para devolverla a la vida en un futuro, pero en otro cuerpo.

La noticia a saltado a los medios de comunicación porque se trata de la persona más joven congelada por la técnica conocida como criónica o criopreservación, que ha colocado en un estado de profundo congelamiento a su cerebro.

Lo que no está tan claro es que en el intervalo de 30 años, como esperan sus padres, la ciencia haya avanzado tanto como para que transcurridas tres décadas estemos en condiciones de realizar ‘el transplante de cerebro’ por el que suspiran sus padres.

La verdad es el caso de la pequeña tailandesa se asemeja más a un guión de ciencia ficción. Pero quién sabe. En biología se utiliza está técnico para conservar embriones, óvulos o semen y utilizarlos posteriormente con éxito más adelante.

Anuncios