pubertad

Adolescencia… un periodo donde las hormonas están en plena ebullición. Así que es un momento delicado para nuestro organismo, que debe de marcar correctamente su funcionamiento. De no ser así se producirán problemas, y no nos referimos a los clásicas contradicciones propias de la pubertad, sino de enfermedades graves como el hipogonadismo.

Se considera una enfermedad rara, la uno de cada diez mil individuos, pero sus consecuencias son graves: infertilidad, problemas en el crecimiento y alteraciones psicológicas. Su desarrollo esta causado por un mal funcionamiento en nuestras hormonas, la deficiencia de una señal cerebral, el GnRH, cuya ausencia impide el desarrollo sexual pleno.

Un grupo de investigadores españoles han conseguido localizar donde se producen las alteraciones genéticas causante de la enfermedad, lo que va a permitir en un futuro no demasiado lejano diseñar tratamientos para hacer que las hormonas vuelvan a funcionar con normalidad.

Eso en cuanto al hipogonadismo genético, porque también se puede adquirir esta enfermedad por otros factores, como la obesidad y los malos hábitos alimenticios. El sobrepeso que produce hipogonadismo puede desembocar en problemas de erección, disminución de la libido y, en general, alteraciones en la salud sexual.

Por último, esta enfermedad puede actuar como potenciador de otras, como la diabetes.

Anuncios