serpientes extintas

Que aparezcan ejemplares de una especie que se pensaba extinta, sin duda, es una buena noticia para comenzar el año. Científicos de la Universidad de James Cook en Australia han descubierto dos especies de serpientes marinas (Aipysurus foliosquama y Aipysurus apraefrontalis), que desaparecieron  entre 1998 y 2002 de su hábitat conocido: los arrecifes de Ashmore e Hibernia, en el mar de Timor.

Pero parece que se habían escondido o buscado aguas menos amenazantes. Y ahora, que sabemos donde están, a juicio de los investigadores, es preciso darles “oportunidad para protegerlas”. Para  ello, se proponen monitorizar sus poblaciones y promover el estudio de su biología y de las amenazas a las que se enfrentan.

Aunque sin decirlo claramente, la principal es, cómo no, el ser humano, ya que antes de su extinción muchos ejemplares de estas y de otras especies de serpientes aparecían habitualmente en las redes de arrastre de los pescadores australianos.

Los investigadores descubrieron que que una población significativa de la serpiente marina de piel escamosa (Aipysurus foliosquama) vivía a 1.700 km al sur del arrecife Ashmore, en abundantes praderas marinas de la bahía Shark, declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en el año 1991, en Australia occidental.

Anuncios