resaca

resaca

Las noches de juerga y alcohol suelen deparar mañanas angustiosas, malestar general y cómo no, unos dolores de cabeza fruto de la resaca que no nos permitan dar con bola durante largas horas.

Eso por no contar de esa multitud de interrogantes que se resumen en ese inquietante ¿qué hice anoche, que no me acuerdo de nada? Esas lagunas mentales las hemos padecido quien más o quien menos en algunas ocasiones -un@s más que otr@s-. En ocasiones los recuerdos desaparecen de manera parcial -recordamos algo de lo ocurrido durante la noche- o en su totalidad.

¿Por qué?, pues una vez tiene que ver con las hormonas, las neuronas y los efectos que provoca el etanol sobre el cerebro. El etanol consumido en grandes cantidades interrumpe la producción de glutamato, una sustancia esencial para la comunicación neuronal y de los neurotransmisores que van al hipocampo (estructura cerebral que desempeña una función esencial para fabricar nuestros recuerdos).

No obstante, podemos evitarlo, aunque no es consuelo, si bebemos con el estómago lleno -hecho que hace que se ralentice la absorción del etanol por parte de nuestro organismo. De todos modos, lo mejor si queremos recordar todo lo que hicimos la noche anterior pasa por no beber o beber con moderación.

Aunque no se lo crean, está demostrado que para divertirse no hace falta beber ni una gota de alcohol. Pruébenlo alguna vez.

Anuncios