Cuando pensamos en los alimentos sanos o menos grasos se nos viene a la cabeza mirar sus componentes y ver qué parte de ellos se pueden eliminar. Pero no es la única forma de conseguirlo. ¿Por qué no cambiar la dieta de ‘sus productores’?

Muchos consumidores demandan en el mercado que leche o quesos que no hagan que se nos dispare el colesterol. Y en esa búsqueda del ‘queso light’, científicos del Instituto de Investigación en Ciencias de la Alimentación han trabajado en algo revolucionario: cambiar la dieta de las ovejas.

Le han añadido una fuente de ácidos grasos poliinsaturados procedente de semillas de lino. El resultado es una leche y un queso con menos contenido en colesterol. Se trata de una vía natural para comer más sano sin necesidad de añadir ni quitar nada al alimento.

“La incorporación a la dieta de forma natural de aceite de lino incrementaba de forma significativa los contenidos de ácidos grasos omega-3 de la leche. Esta mejora se transmitía con apenas variación a los productos elaborados a partir de la misma” explican los investigadores.

Este trabajo ha permitido comprobar que los quesos manchegos elaborados a partir de la leche procedente de ovejas cuya dieta se había suplementado con semilla de lino, presentaban niveles de colesterol más bajos. La disminución de colesterol en el queso fue dependiente de la cantidad de semilla de lino incorporada a la dieta ovina y alcanzó hasta un 16%, para el nivel más alto de suplementación.

Y todo ello sin que afecte al bienestar de los animales.

Anuncios