La Luna nos fascina a todos, aunque no estemos ‘locos’, y sobre todo nos preguntamos cómo se produjo nuestro satélite. La teoría más extendida habla de que fue producto de la colisión entre la Tierra con otro planeta. Los científicos lo han bautizado como Tea, y este choque se produjo más o menos unos 100 millones de años después de que se formase el sistema solar.

El caso es que Sciencie publica novedades del cómo nació la Luna. La investigación se ha hecho a través de la huella isotópica. Analizaron siete rocas lunares y las compararon con otras tantas rocas volcánicas del manto de la Tierra (cinco de Hawai y otra de Arizona).

Y encontraron en todas ellas algo en común, un isótopo concreto que determinaba una composición casi idéntica. Es decir, que el nacimiento de la Luna se debió a un impacto frontal entre Tea y la Tierrra.

La mayoría de los modelos habían estimado que nuestro satélite contenía entre un 70% y un 90% de material de Tea y el resto de la Tierra. El resto de ese planeta quedó destruido para siempre.

Anuncios