Sobre nuestras mascotas y sus sentimientos de empatía hacía nosotros se ha escrito mucho. El último hace referencia que los perros reconocen nuestras emociones, pero combinado la información que perciben a través de varios sentidos. Y con esta información son capaces de crear en su cerebro representaciones abstractas de nuestro estado emocional.

El estudio lo ha realizado un grupo de experto en comportamiento animal -un equipo multidisciplinar de especialistas del Reino Unido y Brasil- que analizaron la respuesta de los animales ante una serie de imágenes y sonidos que ase asocian a expresiones emocionales humanas, tanto positivas como negativas.

Lo curioso es que el equipo de investigadores encontró que los animales se detenían más tiempo observando las expresiones faciales que coincidían con los sonidos que expresaban ese mismo estado emocional. Por ejemplo, pasan mayor tiempo viendo una foto que delataba una sonrisa si coincidía con el sonido de la risa.

Los investigadores piensan que esta cualidad detectada forma parte de un proceso evolutivo de los perros vinculado a su periodo de domesticación por parte de los humanos. Es decir, que se ha producido una transferencia de conocimiento fruto de su interacción con los humanos.

Está claro que ellos también pueden aprender nuevas habilidades e incorporarlas después a su desarrollo emocional como raza. Vamos, que no todo lo que trasladamos -los humanos- a nuestro entorno es malo.

Anuncios