La extensión del hielo marino en el Océano Ártico ha sido una de las más bajas desde que las observaciones espaciales comenzaron en 1978. La tapa del hielo marino en el Océano Ártico está cambiando. Alcanza su máxima extensión en marzo y el mínimo en septiembre.

Un invierno cálido ha sido el responsable de que el aumento de la capa de hielo haya sido más lento de lo habitual. “La baja capa de hielo del Ártico en enero de 2016 continúa la tendencia general de disminución del hielo del Ártico, que ha sido evidente a partir de los datos de satélite desde hace décadas”, dijo Claire Parkinson, científica del clima en el Centro de Vuelo Espacial Goddard de la NASA.

“Desde finales de 1970, la extensión del hielo marino en el Ártico no sólo ha experimentado una considerable variabilidad de año en año, sino también una fuerte tendencia general a la baja. Esto es cierto para todos los meses del año, así como para las medias estacionales y anuales”, añadió.

Un cambio en la Oscilación del Ártico probablemente debilita la barrera atmosférica entre las latitudes polares y las latitudes medias. Esto trajo inusualmente altas temperaturas para el Ártico en enero. Las tormentas que llegan desde las latitudes medias trajeron calor adicional y han impedido que el hielo crezca más, informa la NASA.

Anuncios